El altramúz ó Lupinus, pertenece a la familia de las leguminosas, el fruto como aperitivo para acompañar a unas cervecitas, un vinito o incluso un vermut, es ideal; no es recomendable para los hipertensos, porque en su elaboración interviene la salmuera pero su salinidad se puede reducir, sacandolos de su jugo y dejandolos reposar en agua, hasta que alcancen el punto de sal que deseemos.

El altramuz que se cultiva en Europa para el consumo humano es el Lupinus alba o altramúz blanco.

Para cultivar el altramúz, la tierra más apropiada es aquella que es suelta, arenosa, profunda y pobre en cal.

La siembra se realiza cuando hallan pasado los grandes fríos a los que teme mucho, centrandose la época de siembra  en el inicio de primavera, la siembra se realiza a voleo o a surco perdido, cubriendo la semilla muy superficialmente.

En época de los romanos, pasaban por encima de la siembra una rama grande de árbol con una piedra encima para tapar con la tierra la semilla.

Antiguamente en Andalucía se decía que "la siembra de estas semillas debían hacerse a tal profundidad que cuando el sembrador regresase a su cortijo, las semillas vieran al sembrador entrar en su cortijo".

Antes de sembrarlas, conviene tener las semillas en remojo, al menos la noche antes de su siembra.

La nacencia del altramúz es muy desigual, pero eso no tiene remedio, también es disgual la maduración, la acción del sol hace abrir las vainas, lanzándo las semillas a dos o tres metros de distancia, por esta razón hay que adelantarse, cortando los tallos cuando las vainas comiencen a secarse, haciendo gavillas hasta su completa maduración, pero evitando que se mojen.

Preparación de los altramuces en casa

Los que se compran ya preparados, para eliminar su amargor fueron preparados con sosa para acelerar el proceso, y no con sal como se realiza en casa.

Proceso para realizarlo en casa

Poner los altramuces a remojo con agua salada durante 24 horas.

Pasado ese tiempo, se elimina el agua salada y se pone a cocer al fuego en agua sin sal. Cuando comience a cocer (tardará unos 5 o 7 minutos) se aparta del fuego y se pone bajo un chorro de agua fría.

Se quita ese agua de cocción y se le pone de nuevo agua sin sal que se cambiará dos veces al día.

Pasados unos 15 días se van catando y cuando no amarguen se les pone en agua salada, hasta su consumo.

Conocido el altramuz comúnmente como chocho, debe su nombre, cuando al ponerlo en remojo, la zona de la semilla por donde germina se incha y pone blanca, haciendose muy visible y casualmente recuerda los labios de una vulva.

Si te gustó este post, te invito a participar dejando tus comentarios e invitando a tus amigos a registrarse en este blog.